domingo, 2 de abril de 2017

PEQUEÑOS CAMBIOS QUE NOS HACEN EVOLUCIONAR

Cuando todo esto empezó, lo hizo como algo simple, sencillo, discreto. Pero algo nos decía que poco a poco se iba a convertir en algo grande.
Es por ello que para dar vida material a nuestro proyecto comenzamos con algo movible, accesible y versátil como era un corcho sobre un caballete. Cada semana, los alumnos cuando oían la música podían traer hasta el centro un dibujo, un objeto, una frase,….aquello que les inspirara la música que estaban oyendo cuando entraban al colegio.
Estos “tesoros” se colgaban en este corcho y todos podíamos disfrutar y ver los sentimientos, emociones o situaciones que habían pasado por la cabecita de nuestros compañeros.
Pero como hemos dicho….el proyecto está creciendo a pasos agigantados y hemos tenido que “reinventar” este corcho creativo.
Fue una de las ideas que nos trajimos de Barcelona, del encuentro de Escuelas Creativas. La verdad es que trajimos un montón….algunas de ellas todavía las tenemos guardadas esperando el mejor momento para que vean la luz.
Allí conocimos a muchas personas, maestros que como nosotros quieren dar un paso más en la educación. Y hablando y hablando…..¡¡¡eso es ideal para nuestro proyecto!!!
Manos a la obra.
Nos hacía falta un corcho más grande, donde los alumnos pudieran expresarse, donde las iniciativas fueran variadas, donde se le propusiera a los alumnos propuestas semanales a modo de acertijos, donde la participación de ellos fuera esencial y necesaria para llevar a cabo el proyecto y todo esto…..lo queremos ya!!!!
Una pizarra de tiza enorme situada en una de las paredes del recreo era nuestra solución.
Con ayuda de Alberto, nuestro conserje, hemos conseguido tener una pizarra donde semanalmente se hacen propuestas a los alumnos muy ligadas y relacionadas con la música que estamos oyendo en las entradas y salidas del centro.
La actividad está gustando muchísimo, la participación es altísima, pero…..la pizarra no está resultando lo práctica que habíamos pensado.
No sabemos cual es el problema. Hemos preguntado y nos dicen que si el calor que hace, si la calidad de las tizas, que si la pintura,….El hecho es que no se borra bien, y las propuestas de una semana se nos juntan con la siguiente ya que no conseguimos que esta pared, actúe de pizarra en todas sus acepciones.
Pero seguiremos intentándolo, que para eso somo maños y tozudos.
Y cuando lo consigamos, os lo haremos saber, por si alguien tiene el mismo problema, poder solucionarlo.
Mientras tanto, en el patio del recreo a las 9 de la mañana se sigue oyendo la música y no lo va a dejar de hacer, aquí en el CEIP PALMIRENO